Juventud / Artículos Concejales

El ocio y sus alternativas

Articulo del concejal del Grupo Municipal Socialista, David Jurado, para el periódico digital www.burgosconecta.com publicado el 10 de septiembre de 2016

El ocio y sus alternativas

10 de Septiembre de 2016 Leído 364 veces

A finales de los años noventa se comenzaron a estudiar los hábitos de ocio que se venían dando entre los jóvenes españoles. Desde entonces mucho se ha escrito sobre esto, aunque un poco menos se ha hecho. Y si una conclusión queda clara entre tanto informe es que, como en los colores, para gustos el ocio. Y es que cada persona, joven o mayor, tiene una percepción muy suya de lo que es ocio y tiempo libre y su disfrute.



En cualquier caso, esto no es impedimento para que desde las administraciones públicas se puedan ofertar diferentes alternativas de ocio y tiempo libre, especialmente para los jóvenes y/o adolescentes, que normalmente tienen más restringido el acceso a las habituales opciones de esparcimiento por su mermada economía. Por eso, muchas administraciones –normalmente Ayuntamientos, por su cercanía a la ciudadanía- comenzaron a explorar esas alternativas al ocio “estándar” y evitar los fenómenos que se empezaban a producir entre los más jóvenes, como el botellón o las macro fiestas relacionadas con el alcohol.

El Ayuntamiento de Gijón fue pionero en esto, desarrollando un programa de ocio alternativo llamado “Abierto hasta el amanecer”. Burgos no se quedó atrás y durante la legislatura 1999-2003 también puso en marcha su propio Plan, la llamada “Operación murciélago”. No hay que ser un experto para darse cuenta de que un programa de estas características debe estar perfectamente planificado y, sobre todo actualizado, para recoger los cambios en los gustos y las tendencias de los más jóvenes, que cambian tan rápido como pasan los años en esas épocas. Lo cierto es que ese programa se dejó morir hasta el punto de que el nuevo gobierno municipal surgido de las elecciones de 2003 lo suprimiera.

La realidad es tozuda y en nuestra ciudad podemos comprobar fin de semana tras fin de semana como proliferan las reuniones de jóvenes en torno a las litronas o a los cachis, o algunos locales de ocio aprovechan para prestar sus instalaciones para estas quedadas. Tampoco es cuestión de ponerse puritano y entrar en esos tópicos de que los jóvenes de hoy en día no saben divertirse si no es con el consumo de alcohol, porque no es verdad, pero el problema es que los jóvenes no tengan alternativas para quedar a hacer algo diferente y al final la quedada es a echar un chisme por la inercia del propio aburrimiento. Y hoy en día, eso es lo que pasa en Burgos, que no hay alternativas de ocio. O algunos de los que tanto protestan por la suciedad o el ruido de los botellones, ¿se han parado a pensar alguna vez qué hace un chaval de 15 ó 16 años para pasar un rato con sus amigos? La respuesta no es fácil. A veces no lo es ni para uno de 25, aunque tenga más recursos.

Esto es lo que el Grupo Municipal Socialista ha querido poner de manifiesto con su proposición en el Pleno del mes de septiembre, con la que proponíamos elaborar un Plan de Ocio Alternativo y Saludable para la ciudad de Burgos. Y hacerlo a través del Consejo Sectorial de Juventud, que en pocos días quedará aprobado definitivamente y podrá echar a andar, porque no se trata de que desde el Ayuntamiento se les diga a los jóvenes y a las jóvenes lo que deben hacer, sino conocer sus gustos, sus aficiones, sus intereses… y ofrecerles alternativas en ese sentido. Ese es el objetivo, porque no se puede decir que no a todo lo que hagan sin trabajar con ellos alternativas. La proposición ha sido aprobada por unanimidad, ahora solo queda llegar a buen puerto.