Varios / Artículos Concejales

Nuestra ciudad como prioridad

Artículo de opinión publicado por el portavoz del Grupo Municipal Socialista, Daniel de la Rosa, hoy en El Correo de Burgos

Nuestra ciudad como prioridad

7 de Diciembre de 2017 Leído 75 veces

La necesidad de reestructuración de la deuda que arrastra el Consorcio para la gestión del Polígono de Villalonquéjar es indiscutible. Estamos hablando de casi 110 millones de euros consecuencia de las inversiones acometidas para la urbanización de la ampliación de este polígono industrial de la ciudad. Unas inversiones que se ejecutaron con préstamos concedidos por la antigua Caja de Burgos (ahora Caixabank) y el ICO, y que el Consorcio tiene que devolver. Esta reestructuración ha estado pendiente durante casi todo un año debido a la incapacidad política y de gestión de aquellos que tienen la responsabilidad de gobernar nuestra ciudad y de aquellos que lo están permitiendo.




Ya con la reestructuración del Consorcio para la Gestión de la Variante Ferroviaria, todos los grupos políticos municipales pudimos aclarar que tipo de responsabilidades tendría que asumir el Ayuntamiento de disolverse ambos consorcios: todas. Por lo tanto, y al menos para el Grupo Municipal Socialista el objetivo debía pasar por alcanzar el mejor acuerdo posible con las entidades acreedoras de ambos consorcios para evitar que el Ayuntamiento de Burgos tuviera que asumir la mayor parte de su deuda.

Sucede que éramos los únicos que lo teníamos claro. El Sr. Lacalle sabía muy bien que no había otra opción, pero a pesar de ello aceptó los términos del acuerdo que le propuso C’s en enero de este año solo con el único propósito de paralizar la moción de censura con la que PSOE e Imagina Burgos ya habíamos alcanzado un preacuerdo. En el acuerdo entre el PP y C’s ambas formaciones se comprometieron a proponer una alternativa a dicha reestructuración y de no ser posible (cuestión suficientemente demostrada), en elevar una propuesta conjuntamente para un nuevo convenio. Un acuerdo que desde su inicio no ha hecho sino poner en riesgo no solo la viabilidad del Consorcio sino a la propia hacienda municipal.

Durante los últimos diez meses hemos podido comprobar como se iban acumulando impagados e intereses de demora, que el próximo 31 de diciembre alcanzarán casi 4 millones de euros. Mientras, tanto C's como el PP han sido incapaces de materializar el acuerdo al que se comprometieron hasta el punto de que el Pleno del Ayuntamiento rechazara por dos veces la propuesta del equipo de Gobierno con el voto en contra de la formación naranja, la última vez el pasado 27 de octubre. Inmediatamente el PSOE se dirigió por escrito al Alcalde para que nos aclarara si dadas las circunstancias estaba valorando la posibilidad de disolver el Consorcio, si esperaba llegar aún algún acuerdo con C's a pesar de haber fracasado ya dos veces, y si tenía la intención de asumir alguna responsabilidad al respecto.

Casi un mes después el Alcalde por fin reconoció el error que supuso vincular a su acuerdo político con C's un problema tan serio como éste, además de asegurar que en ningún caso iba a promover la disolución del Consorcio y reconociendo que debía ser el PSOE quien planteara sus condiciones para posibilitar la reestructuración de la deuda. Y así lo hicimos. El pasado 1 de diciembre le expusimos públicamente las cuatro condiciones con las que de aceptarse por todas las partes implicadas, apoyaríamos un nuevo convenio con el que abordar la tan necesaria reestructuración.

En primer lugar la condonación por parte de las entidades acreedoras de los casi 4 millones de intereses de demora. En segundo lugar la incorporación de una nueva cláusula para negociar un nuevo acuerdo de reestructuración si las previsiones de venta de las parcelas del Consorcio varían desfavorablemente. En tercer lugar la adaptación de los estatutos del Consorcio a la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración y a la Ley de Régimen Jurídico del Sector Público. Y en cuarto lugar la reclasificación del Consorcio de Villalonquéjar como Sociedad No Financiera y no dentro del sector de Administraciones Públicas, por parte de la Oficina Nacional de Contabilidad y Eurostat.

Esta última condición, sin duda la más relevante, es fundamental para evitar que la mayor parte de la deuda del Consorcio (73,35 millones) se incluya a la hora de calcular el nivel de endeudamiento municipal respecto a los ingresos corrientes, una vez se supere el plazo de dos años de moratoria establecido en la disposición adicional primera del Real Decreto-Ley 7/2013, esto es, a partir de 2019. Si no logramos que esta reclasificación se materialice en los primeros meses de 2019, la reestructuración que podamos acordar servirá de poco a efectos municipales.

Los socialistas no pedimos nada para este Consorcio de Villalonquéjar que no se haya demostrado posible con el Consorcio del Desvío, no exigimos nada que no logramos ya con aquel. Ahora bien, lo que sí que le hemos exigido al Alcalde es que demuestre estar a la altura de las circunstancias, algo que no ha hecho hasta ahora, que demuestre el arrojo político de asumir las máximas responsabilidades en caso de fracasar en el cumplimiento de estas condiciones, extremo con el que hemos conseguido su compromiso por escrito. De cumplirlo o no, los burgaleses valorarán lo que vale su palabra y la del Partido Popular en nuestra ciudad.

Llegados a este punto, de vincularse estos compromisos al nuevo convenio con el que abordar la reestructuración de la deuda de este Consorcio, el PSOE votará a favor. A favor de garantizar la viabilidad de un polígono industrial capaz de atraer empresas competitivas. A favor de despejar diez meses de incertidumbre para decenas de proyectos empresariales con los que generar centenares de puestos de trabajo en Burgos. A favor de generar recursos con los que dinamizar económica y socialmente nuestra ciudad.

Esta es la política en la que creemos los socialistas de Burgos. Aquella con la que a pesar de estar en la oposición, somos capaces de plantear soluciones resolviendo los principales problemas de la ciudad. Aquella con la que anteponemos los intereses de la ciudad a cualquier tipo de rédito partidista. Aquella con la que evidenciamos nuestra capacidad de coger las riendas del Gobierno municipal en cualquier momento. Esta es la política del PSOE, esta es la izquierda de Gobierno.


Daniel de la Rosa Villahoz
Portavoz del PSOE en el Ayuntamiento de Burgos