Cargando...

Aparicio amordaza la libertad de expresión

17 de Octubre de 2003

Aparicio amordaza la libertad de expresión

Aparicio remata la aprobación final de la subida de impuestos impidiendo hablar al portavoz del PSOE, Ángel Olivares, cuando éste le pidió la dimisión por faltar a su compromiso electoral de bajar los impuestos y afirmó que ??por un puñado de votos había perdido su dignidad política?.

El alcalde ha retirado el uso de la palabra al portavoz del PSOE, en el transcurso del Pleno que se celebra hoy, cuando Ángel Olivares se encontraba criticando duramente el incumplimiento electoral del PP de bajar los impuestos. Olivares calificó esta subida, que se ha aprobado con los votos favorables del Partido Popular, de ilegítima, arbitraria e inmoral, por cuanto se había hurtado el debate social y político de una de las cuestiones más importantes que afectan a los ciudadanos. Olivares recordó a Aparicio que, conociendo como conocía la situación económica por lo que atravesaba el Ayuntamiento desde el pasado mes de agosto de 2002, no ha explicado aún a los ciudadanos qué nuevos datos obran actualmente en su poder para dar marcha atrás en sus compromisos electorales. Ante este no poder explicar lo inexplicable, Olivares pidió la dimisión de Aparicio por faltar a su palabra y estafar a los ciudadanos, por cuanto no ha cumplido el compromiso, el contrato, en definitiva, adquirido en el mes de mayo si llegaba a la Alcaldía. El portavoz del PSOE, que continuaba su discurso afirmando que Aparicio, por un puñado de votos, había perdido su dignidad política, fue interrumpido repentinamente por el alcalde quien, demostrando una vez más su talante poco democrático, decidió quitarle el uso de la palabra. El PSOE reprueba esta ??alcaldada? de Aparicio con la que pretende acallar toda opinión crítica y silenciar a toda costa su gran estafa electoral. La censura a la libertad de expresión que hoy ha destapado Aparicio después de muchos años de Democracia no es tolerable en quien representa a todos los burgaleses, le hayan o no votado. Porque contradicciones tan sonoras como la de Aparicio entre lo que dice y lo que hace contribuyen a desprestigiar a la política y los políticos y a que los ciudadanos se alejen, cada día más, de las instituciones que les representan.