Cargando...

Aparicio declara la inadmisión del estudio de viabilidad del complejo deportivo en vista alegre dos meses después de que estuviera inadmitido por silencio administrativo

13 de Diciembre de 2005

Aparicio declara la inadmisión del estudio de viabilidad del complejo deportivo en vista alegre dos meses después de que estuviera inadmitido por silencio administrativo

Al Grupo Municipal Socialista le ha sorprendido la decisión adoptada ayer por el Consejo de Administración del Servicio Municipalizado de Deportes, que acordó declarar la inadmisibilidad del Estudio de Viabilidad formulado por la empresa Club Natación de Burgos S.A., en relación con el Complejo Deportivo y de Ocio en la parcela PD-1 del Plan Parcial del Sector G-3 del Barrio de Vista Alegre. La sorpresa viene dada porque esta decisión se toma dos meses después de que, de hecho, este estudio estuviera ya inadmitido por silencio administrativo.

El 18 de julio de 2005, la citada empresa presentó, en el Registro Municipal, un Plan de Viabilidad de conformidad con lo dispuesto en el artículo 227, apartado 5, de la Ley 13/2003, de 23 de mayo, reguladora del contrato de concesión de obras públicas. Según el citado precepto legal, el Ayuntamiento disponía de un plazo de tres meses para comunicar a la empresa la decisión de tramitar o no tramitar el citado Estudio. En caso de que la Administración no emitiera respuesta alguna, como así sucedió, equivaldría a la no aceptación de dicho Estudio. Ahora, el Ayuntamiento de Burgos, en un ejemplo más de su ineficacia e ineptitud, declara la inadmisión de un Estudio que ya habría sido declarado inadmitido por silencio de la Administración hace casi dos meses. El alcalde y el concejal de Deportes, a pesar de que, desde hace dos meses, disponían de los informes técnicos pertinentes han preferido dejar pudrir este asunto, manteniendo sin respuesta a la empresa autora del estudio y teniendo engañados a los vecinos del Barrio de Vista Alegre, a quienes han ido dando largas sobre este asunto. El Grupo Socialista en el Ayuntamiento de Burgos reitera, una vez más, lo que considera que el equipo de Gobierno debiera hacer en este caso: Primero, planificar los equipamientos deportivos a ubicar en la parcela para responder a las necesidades buscando su funcionalidad y una gestión equilibrada. Segundo, decidir qué cantidades económicas y en qué anualidades, el Ayuntamiento, está dispuesto a invertir en los equipamientos planificados. Tercero, decidir el procedimiento de construcción y el de gestión de los equipamientos. Y cuarto, informar y contrastar las necesidades planificadas con las aspiraciones de los vecinos del barrio en el que se va a ubicar la instalación.