Cargando...

Aparicio modifica por cuarta vez el presupuesto de este año para gastar más en personal y en bienes corrientes y servicios

18 de Julio de 2007

Aparicio modifica por cuarta vez el presupuesto de este año para gastar más en personal y en bienes corrientes y servicios

El PSOE, a la vista de la cuarta modificación del Presupuesto de 2007 que hoy se ha aprobado en la Comisión de Hacienda, insiste en que Aparicio gasta alegremente. Según decía el propio alcalde en la Memoria del Presupuesto, éste se caracterizaba por el control del Gasto destinado a Bienes Corrientes y Servicios, cuyo crecimiento medio previsto para el próximo ejercicio se situaba en un 5,7%. En la Comisión de Hacienda de hoy, el PP ha presentado la cuarta modificación del Presupuesto de 2007.

Después de esta modificación, el presupuesto de personal se ha incrementado un 7,07% con respecto a 2006 (la Ley marca una subida media para el personal público del 3%). Los gastos que se incrementan se deben al mayor número de horas extraordinarias del personal como consecuencia del acuerdo marco que firmó el alcalde con los sindicatos al final de la pasada legislatura y a contratos necesarios para 2007 que se habían ??olvidado? presupuestar. Hay que considerar que este capítulo supone más de 56 millones de euros y supera, en 9 millones, al capítulo de inversiones. El presupuesto destinado a bienes corrientes y servicios se ha incrementado un 11,64% cuando la inflación en 2006 fue del 2,7%. También en este caso, la mayor parte de los gastos se sabían al hacer el presupuesto y se han ??olvidado? al presupuestar. Esto ocurre con gastos como la rehabilitación de las fachadas de edificios de la Plaza Mayor, facturas de la campaña de Navidad 2006-2007 y de diversos suministros, actividades de los centros cívicos y diversos convenios y contratos que se renuevan anualmente. Este capítulo asciende, en estos momentos, a casi 71 millones de euros. Supera en 24 millones las inversiones del Ayuntamiento. Por último, este gastar alegre que practica Aparicio ha llevado a que ya no exista remanente para aumentar la partida de ayudas a la rehabilitación en el centro histórico, que se agotó prácticamente nada más empezar el año y que el equipo de Gobierno no ha sido capaz de incrementar para atender todas las peticiones.