Cargando...

Avanzar o castigar a los burgaleses

14 de Noviembre de 2020

Avanzar o castigar a los burgaleses

** Artículo de opinión en el semanario Gente

 

“Realista, ejecutable y prudente” así es la modificación presupuestaria que hace apenas una semana hemos aprobado en el Pleno del Ayuntamiento de Burgos. Estamos ante la que previsiblemente es la última modificación de este año 2020, y aunque nos hubiese gustado aprobarla antes - en septiembre se pudo a través de un Real Decreto del Gobierno de España que tanto PP como VOX votaron en contra- aquí estamos a escasas semanas de acabar este ejercicio marcado, como no podemos obviar, por una pandemia a nivel mundial que ha condicionado la gestión municipal.

Lo más fácil hubiese sido mirar hacia otro lado y no hacer nada, decir que no había tiempo que no llegábamos y punto. Pero desde que el PSOE llegó a la alcaldía en junio de 2019 siempre ha tenido una máxima: los burgaleses/as primero,  y es lo que estamos haciendo trabajar, en este caso contrarreloj, por todos nuestros ciudadanos.

Sobre la mesa, y si nadie lo impide puesto que el grupo Popular amenaza con presentar alegaciones a una modificación que votó en contra junto con VOX, una hoja de ruta de 11,4 millones de euros, de los que 6,4 se destinan a la amortización anticipada de deuda, y el resto a gasto e inversión. En total cerca de cinco millones de euros para hacer frente a compromisos ya adquiridos, pero también para proyectos tan importantes para el desarrollo de Burgos como por ejemplo los 2 millones de euros que se destinan a la Subestación eléctrica Villalonquéjar; los 700.000€ de inversión en instalaciones deportivas; 500.000 euros para ampliar la partida de bonos al consumo; o 310.000€ para adecuar parada de autobús.

Sin olvidar, que también hay reflejada una partida para hacer frente a la crisis sanitaria derivada de la COVID: 700.000€ para gastos extraordinarios y 150.000€ para mascarillas para repartir entre nuestros vecinos y vecinas.

Y esto es solo un ejemplo de que no hablamos de asuntos prescindibles, si no que ante nosotros tenemos necesidades. Y por ello los socialistas de Burgos no podíamos mirar hacia otro lado y dejar pasar el tiempo.

Además, quiero recordar que estamos ante un documento “prudente” puesto que respeta el principio de estabilidad presupuestaria.

Podríamos haber sido populistas y haber incorporado los 15 millones de euros de remanente que quedan, pero no queremos engañar a nadie, y además, no sería realista al no existir tiempo material para ejecutar más partidas que las que están incorporadas en el documento.

Sin embargo, el PP, que cuando está en la oposición se convierte en el enemigo de Burgos, amenaza con alegar, y seamos sinceros, poner palos en la rueda al equipo de Gobierno sólo castiga a los ciudadanos. Puesto que esta alegación, en el último trimestre del año, solo provocaría un retraso injustificado de proyectos importantes para la ciudad que no se podrán llevar a cabo hasta el mes de abril o mayo.

Somos conscientes de que no podemos contar con el PP para que Burgos avance, pero sí les podemos pedir que no castiguen a la ciudad y que no imposibiliten la entrada en vigor de esta última modificación presupuestaria.

Pero mientras algunos deshojan la margarita sobre si perjudican o no a los burgaleses nosotros seguimos trabajando. Y por ello desde ya nos ponemos a trabajar en el presupuesto del año 2021.

Y lo hacemos nuevamente tendiendo la mano a todos los grupos, pero con el objetivo firme de no dilatar el proceso en el tiempo y de poder aprobar la hoja de ruta del siguiente ejercicio a principios del próximo año.