Cargando...

Cómo interpretar un fracaso como éxito

07 de Febrero de 2015

Cómo interpretar un fracaso como éxito

En marzo de 2012, debido a la nefasta gestión económica del equipo de Gobierno del Partido Popular, nuestro Ayuntamiento se acogió al Plan Montoro; esto es, asumiendo un plan de ajuste y viabilidad económica exigido por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas para empezar a hacer frente a los pagos a los proveedores que sea adeudaban (42 millones) a través de un crédito sindicado de 23 millones de euros.

Esta intervención de Hacienda contemplaba varios requisitos: rebajar el nivel de endeudamiento del Ayuntamiento, un crecimiento presupuestario anual de 1,5% como tope, ninguna nueva operación de crédito, pagar a los proveedores en un plazo no superior a 30 días y que el superávit se destinase a amortizar deuda, lo que significa no acometer ninguna inversión nueva. Nuestro actual alcalde nos está intentando convencer tres años después de la gran capacidad de gestión de su Gobierno al haber cumplido con estos requisitos. Por el contrario, cumplir con el Plan Montoro no es algo de lo que debamos sentirnos orgullosos, es simplemente una obligación que desgraciadamente tuvimos que asumir por hacer las cosas muy mal durante casi una década con tres gobiernos consecutivos del Partido Popular. A su vez, y para compensar las medidas del Plan Montoro, Lacalle ha realizado una de las mayores subidas de impuestos en estos dos últimos años, además de importantes recortes en el gasto público, fundamentalmente con los servicios sociales. Yo si fuera alcalde no me sentiría muy orgulloso al respecto. A finales del pasado año ya se cumplieron los requisitos exigidos por el plan de ajuste, pero entonces, ¿por qué comunicarlo públicamente a tres meses de las elecciones? Hay que reconocerlo, nuestro alcalde tiene una capacidad asombrosa a la hora interpretar los fracasos como éxitos, pero sobre todo para manipular a la opinión pública para que también los interprete de este modo.