Cargando...

Conservatorio Antonio José

23 de Abril de 2005

Conservatorio Antonio José

Que el nuevo conservatorio profesional de música lleve el nombre del ilustre músico y paisano Antonio José es una ilusión que compartimos la mayoría de los burgaleses. Han sido muchas las personas que, saliendo de nuestra tierra, consiguieron que Burgos fuera reconocida como foco de creación musical. Burgos fue pionera en la creación de las primeras corales de Castilla y León; nuestra provincia posee un número considerable de órganos históricos, y fuimos los primeros en disponer de una Orquesta Sinfónica. Burgos es de las pocas ciudades que dispone de un Himno, conocido e interpretado de forma habitual, y de aquí partió la propuesta de un hermoso Himno para Castilla y León. La Música constituye una de las principales manifestaciones de la identidad de los pueblos y las culturas, y un extraordinario medio de expresión capaz de transmitir las ideas, sensaciones, vivencias y sentimientos del ser humano. Por ello la Música adquiere una especial relevancia en la formación integral de las personas en una sociedad donde la oferta sonora es cada vez más amplia. Así lo expresó Daniel Baremboin, al recoger el Premio Príncipe de Asturias que le fue concedido junto con Edward Said por haber formado una orquesta sinfónica con jóvenes músicos palestinos e israelitas: ??La concordia se expresa musicalmente como armonía. La orquesta exige que los músicos se escuchen, que ninguno intente tocar más alto que el otro, que se respeten y se conozcan. Es un canto al respeto, al esfuerzo de conocer y comprender al otro, algo clave para poder superar un conflicto que no tiene solución militar?. En Burgos, ha sido el Ayuntamiento, a través del Conservatorio Antonio de Cabezón, la única administración pública que ha demostrado sensibilidad en este campo. El esfuerzo económico que ha debido realizar para mantener esta oferta educativa que no es de su competencia, ha impedido que la ciudad pueda disponer de una Escuela de Música. Por otra parte, los Grupos de rock, heavys, folk, cámara, bandas, corales, etc. deben encontrar la oferta educativa, reglada y no reglada, que necesitan así como lugares suficientes donde expresar su creatividad y desarrollar sus inquietudes. Ello sería expresión de una ciudad que es consciente de la importancia de la cultura para la formación personal y para el progreso social. La Junta de Castilla y León no debe ignorar tampoco nuestras posibilidades para ubicar en Burgos la Escuela Superior de Danza, al ser la única ciudad en la que actualmente se imparten estas enseñanzas con reconocimiento oficial. Esperemos que no corra la misma suerte que la Escuela Superior de Arte Dramático, cuya sede fijó injustamente la Comunidad Autónoma en Valladolid. El acuerdo unánime de todos los grupos municipales en el Ayuntamiento solicitando la Escuela Superior de Danza y que el Conservatorio oferte, como mínimo, 21 especialidades, nos llena de optimismo y confiamos en que la Junta de Castilla y León modifique sus planes y construya en Burgos un Conservatorio Profesional de Música que lleve con dignidad el nombre de Antonio José.