Cargando...

Debe abrirse ya el Centro Cívico de San Agustín

22 de Junio de 2006

Debe abrirse ya el Centro Cívico de San Agustín

El Gobierno municipal no ha querido ni quiere abrir el Centro Cívico de San Agustín. De haber querido, hubiera podido empezar a funcionar el pasado mes de febrero, ya que todo lo necesario para su apertura pudo estar acabado. De hecho, la empresa adjudicataria de las obras, cuyo contrato terminaba en diciembre de 2005, solicitó, sin tardanza, la fecha para efectuar la entrega, solicitud que aún no ha sido atendida.

Es verdad que Iberdrola notificó al Ayuntamiento la necesidad de sustituir una línea eléctrica y que responsables municipales detectaron después algunas carencias que era necesario corregir. Pero, lo primero se produjo en abril y, lo segundo, en septiembre de 2005, mientras que el presupuesto para atender estas necesidades se aprobó hace dos semanas. Claro que, además del edificio, se requiere que esté amueblado para poder utilizarse. Y es verdad que no lo está. Por no estar, ni siquiera está convocado todavía el concurso. ¿Qué impidió que este se convocara a lo largo de los tres años transcurridos desde el comienzo de las obras? ¿La dejadez y la desidia o la intención de retrasar la inauguración para acercarla lo más posible a la campaña electoral? El amueblamiento debió efectuarse nada más finalizar las obras, como se hace siempre con cualquier edificio destinado a cualquier fin. ¿O alguien entendería que una escuela no pudiera empezar a funcionar por falta de pupitres, o un hospital por falta de camas? Por todo esto, propusimos, en Pleno, la apertura más rápida posible del centro cívico o, por lo menos, de las salas de estudio, tan útiles en estos meses para los estudiantes. Nada de nada. El PP votó que no para inaugurarlo durante la precampaña electoral. Y, mientras tanto, una inversión de casi dos mil millones de pesetas produciendo polvo. Si grave es que una obra necesaria se retrase sin motivo, mucho más grave resulta que no se utilice cuando ya está acabada. Pero, así lo quiere el Gobierno del PP con su alcalde a la cabeza.