Cargando...

El alcalde de Burgos pide a los burgaleses que no pierdan el respeto al virus

08 de Junio de 2020

El alcalde de Burgos pide a los burgaleses que no pierdan el respeto al virus

Daniel de la Rosa subraya que es pronto para bajar la guardia y deja claro que el Ayuntamiento va a trabajar por evitar eventos como el botellón

El alcalde de Burgos, Daniel de la Rosa, ha hecho un llamamiento a la responsabilidad de los burgaleses/as, y ha incidido en que no hay que perder el respeto al virus. El edil, durante su comparecencia telemática, ha pedido a los ciudadanos/as que no se relajen ante una falsa sensación de seguridad para no poner en riesgo la seguridad de los que nos rodean.

Asimismo, ha avisado de que el Ayuntamiento va a reforzar la vigilancia sobre el botellón, y ha recordado a los que lo practican que están poniendo en riesgo la salud de sus mayores. Por ello, ha advertido de que desde el consistorio se va a estar vigilante para frenar este comportamiento.

De la Rosa ha explicado que desde que comenzó el periodo de alarma la Policía Local ha intervenido en 9.397 ocasiones, ha interpuesto 2.184 actas/denuncias y ha realizado un total de 17 detenciones.

Sobre las terrazas ha señalado que se han realizado un total de 149 casos intervenciones con el resultado de ocho denuncias.

El alcalde ha recordado que la entrada hoy en la fase 2 de la desescaldada es un nuevo paso hacia la “nueva normalidad”, pero ha insistido en que lo pasos hacia este destino se deben dar con precaución y con mucho respeto hacia el virus. Y ha recordado que el buen comportamiento de los ciudadanos/as durante el confinamiento ha hecho posible frenar la expansión del COVID-19.

En la misma línea ha destacado que desde hoy existe la libertad de horarios para los paseos y para practicar el deporte, respetando eso sí a los mayores de 70 años que pueden salir a la calle de 10 a 12 y 19 a 20 horas.

También se recupera la normalidad operativa de las líneas de autobús, con una ocupación al 50%; a los funerales pueden asistir hasta 25 personas; se recuperan las bodas; se empiezan a abrir algunas instalaciones deportivas con limitación de aforo como las piscinas; y se permite, también con limitación, consumir en el interior de los establecimientos hosteleros.