Cargando...

El concejal de Medio Ambiente presenta el primer hotel de insectos de la ciudad

26 de Julio de 2022

El concejal de Medio Ambiente presenta el primer hotel de insectos de la ciudad

Se ubicará en la Quinta y nace dentro del programa “Jardines con Ambiente” que desarrollan conjuntamente el Ayuntamiento y la Fundación Caja de Burgos.

El concejal de Medio Ambiente, Josué Temiño, y el director de las Aulas de Medio Ambiente de la Fundación Caja de Burgos, Miguel Ángel Pinto, han presentado el primer hotel de insectos de la capital burgalesa, ubicado en el paseo de la Quinta.

Una iniciativa enmarcada dentro del convenio de colaboración entre el Ayuntamiento y la Fundación Caja de Burgos y al que ambas partes destinan 13.000 euros a través del programa “Jardines con Ambiente”.

Además, el edil ha explicado que esta colaboración permite poner en valor la importancia de la biodiversidad y los ecosistemas del término municipal, con la materialización de proyectos en las zonas verdes o el desarrollo de talleres o iniciativas de divulgación.

Este primer hotel de insectos de la ciudad se enmarca dentro de este programa, dentro del cual en las próximas semanas podremos ver la colocación de cajas- nido para aves.

Temiño ha destacado la importancia de este tipo de iniciativas medioambientales, que refrendan el compromiso del equipo de Gobierno local con esta área, y ha avanzado la intención de instalar en un futuro otros hoteles de insectos similares en otras partes de la ciudad.

 

¿Qué es un “Hotel de Insectos”? .- Los hoteles para fauna beneficiosa, especialmente insectos, son unos habitáculos realizados con materiales naturales que sirven como lugar de descanso, refugio, reproducción e hibernación para distintas especies de invertebrados.

Se realizan para favorecer la conservación de aquellas especies que contribuyen a reducir plagas nocivas para la agricultura y para el ser humano o para aquellas que favorecen la polinización de las plantas.

Se pueden construir de diversos tamaños, dependiendo del lugar donde se quieran colocar. Los más sencillos pueden hacerse simplemente con un manojo de tallos huecos colgados sobre un árbol o arbusto, una maceta o ladrillo rellenos de heno, etc. Los más complejos tienen diversos departamentos especializados y pueden llegar a ser verdaderas obras de arte útiles para el medio ambiente y mantener la biodiversidad