Cargando...

El Partido Popular desprecia a Burgos

28 de Septiembre de 2005

El Partido Popular desprecia a Burgos

El Partido Popular, movido por no sabemos qué malos sentimientos contra Burgos, maltrata a esta ciudad de forma sistemática y continua. La última maldad es la cometida con motivo de lo que llaman un Conservatorio de Música y Danza para Burgos.

En la pasada legislatura, el Partido Socialista luchó denodadamente para conseguir que la Junta de Castilla y León, competente en exclusiva en materia de Educación, dotara a Burgos de un Conservatorio adecuado a las necesidades de una población de más de 170.000 habitantes de la capital más otros tantos de la provincia, cuyos ciudadanos también tienen apetencia por la formación musical. Para ello, además de elevar numerosas peticiones, ofreció al gobierno regional del PP un magnífico solar en Gamonal Norte. Además, implicó en esta justa reivindicación a otras formaciones políticas mediante propuesta al Pleno Municipal, que fue aprobada por unanimidad. El burgalés Sr. Herrera y su gobierno del Partido Popular decidieron, por fin, dotar a la ciudad y provincia de Burgos de un Conservatorio de Música y Danza, pero con una mínima concesión, como una pequeña dádiva ofrecida por estos señores, acostumbrados a no tener que responder de sus actos que, sean cuales sean, se ven siempre arropados por esa corte de aprovechados, bienpagados y tiralevitas, profesionales del pelotilleo, la alabanza exagerada y el farsante encarecimiento de méritos inexistentes. No se entiende, si no es con fines de maltrato, cómo es posible que tanto el número de aulas que se prevén, como la superficie de las mismas, sean las que están consideradas como de mínimos en el Decreto de ídem y que lo mismo ocurra con el número de alumnos y de especialidades a cursar. Es decir, ¡que no pueden hacer menos! No se puede comprender que si los ciudadanos de Burgos, su Ayuntamiento, han puesto a disposición de la Junta de Castilla y León un solar que permite la construcción de todos los sótanos posibles y de cuatro plantas en altura, la Junta se proponga hacer solo dos alturas. Es inimaginable que los responsables de la Educación en la región desconozcan las necesidades de formación musical en la provincia y traten con tanto desprecio a los jóvenes burgaleses y a sus familias para hacer un Conservatorio que nace pequeño, sin ambición, sin futuro, sin posibilidades. De la misma dimensión que los que se prevén para ciudades con menor población, como son Soria y Ponferrada, respetabilísimas, pero con menos necesidades. Ante tal desaguisado, el alcalde Aparicio y su equipo de Gobierno callan, agachan la cerviz y verán, sin vergüenza, cómo los jóvenes burgaleses y sus familias tendrán que depender de los conservatorios de Valladolid o de Salamanca para recibir una formación musical de calidad. En estas ciudades, sí que ha puesto Juan Vicente Herrera unos buenos conservatorios.