Cargando...

El PP, el peor enemigo de Burgos cuando está en la oposición.

04 de Septiembre de 2020

El PP, el peor enemigo de Burgos cuando está en la oposición.

**Artículo de opinión en el semanario Gente

Comienza un nuevo curso político marcado por una pandemia sanitaria, que ha derivado en una crisis económica y social muy graves. En estos momentos tan difíciles el gobierno municipal tiene como máxima prioridad salvaguardar la salud de los burgaleses sin renunciar al futuro de la ciudad. Para ello nuestro principal objetivo es que la ciudad progrese y en medida de lo posible, ampliar la capacidad de inversión y de apoyo de este Ayuntamiento a los colectivos y sectores económicos más afectados, a través de una nueva modificación de crédito a cargo de los remanentes de tesorería. Para ello tenemos a nuestro alcance un instrumento muy útil que nos proporciona el Real Decreto que el Gobierno de España ha acordado con la Federación Española de Municipios y Provincias.


¿De qué estamos hablando concretamente? Lo primero de todo es aclarar que los remanentes de tesorería de un Ayuntamiento no son sus ahorros, sino la consecuencia de la inejecución del presupuesto. Tampoco la totalidad de los remanentes provienen de los tributos municipales que pagan los burgaleses, ya que casi el 30 % de éstos corresponde a ingresos obtenidos inicialmente de la participación de las entidades locales en los tributos del Estado.

El hecho más relevante es que la COVID-19 ha supuesto gastos extraordinarios importantes en los Ayuntamientos, también en Burgos, y como consecuencia de la regla de gasto impuesta por la Ley de Estabilidad presupuestaria (más conocida como Ley Montoro), a pesar de contar con remanentes, éstos no los vamos a poder utilizar en su mayoría. Sin embargo, el Gobierno de España a través del mencionado R.D. no va a tener en cuenta dicha regla de gasto para este año, lo que permitiría a la ciudad incorporar más recursos al presupuesto municipal (más de 7 millones), siempre que se acabe convalidando por el Congreso de los Diputados.

Además de esos 7 millones, de convalidarse el decreto, el Ayuntamiento estaría en disposición de poder prestar (en ningún caso es una obligación), que no dar, al Estado español aproximadamente 5,5 millones. ¿A cambio de qué? De que se lo devuelva íntegramente en un plazo máximo de 15 años (que probablemente se fije en 10), intereses aparte y además, ingresar de un fondo extraordinario, 2 millones de euros en los próximos 18 mes (770.000 € este año y 1.155.000 € en 2021). No olvidemos que de no convalidarse el R.D. esos 5,5 millones el Ayuntamiento tampoco podría utilizarlos.

Todo sin olvidar otra de las ventajas de este R.D., y es que la ciudad también obtendría 1,6 millones más en concepto de la disminución de ingresos en el servicio de transporte urbano. Con todo esto estoy segura que todos ustedes se estarán preguntando… ¿Dónde está el problema?

El problema está en aquellas formaciones como PP y Vox, que solo buscan la confrontación política de forma permanente, y a los que cualquier excusa les es válida para oponerse por norma a prácticamente todo lo que se haga desde el Gobierno de España y el Gobierno municipal de Burgos, intentando manipular la realidad de las cosas y enredando ante la opinión pública constantemente.

Siempre sucede que cuando el Partido Popular pierde el gobierno y pasa a la oposición, se convierte en el peor enemigo de Burgos.