Cargando...

El PP antepuso quedar bien a la seguridad de los demás y abrió la enfermería del Coliseum en fiestas con un quirófano "portátil" y aún no permanente

20 de Julio de 2018

El PP antepuso quedar bien a la seguridad de los demás y abrió la enfermería del Coliseum en fiestas con un quirófano

Así lo denuncia el Grupo Socialista, que se basa en el informe que emitió el día anterior al inicio de la feria taurina el arquitecto director de las obras

"El equipo de Gobierno del PP en el Ayuntamiento de Burgos antepone quedar bien a la seguridad de los demás". Así de rotunda ha sido la acusación del concejal socialista Antonio Fernández Santos tras presentar en comparecencia pública las principales conclusiones del informe que el director de las obras de la Enfermería del Coliseum emitió el pasado 28 de junio, un día antes del inicio de la feria taurina de las fiestas de San Pedro y San Pablo. Según ha revelado el concejal, el máximo responsable de las obras las da por concluidas con dos reservas importantes. La primera se refiere a que los sistemas instalados de alimentación ininterrumpida, es decir, los dispositivos que generan energía en caso de apagón eléctrico "no se corresponden con las características prescritas en el proyecto y deben ser sustituidos para cumplir con los requisitos de una instalación eléctrica para intervenciones quirúrgicas". Lo que ha explicado Fernández Santos es que los llamados SAIS de los que dispone la enfermería en la actualidad tienen una autonomía de 20 segundos y que el informe del arquitecto señala que para la recepción de las obras deben sustituirse por otros de una autonomía de dos horas. Pero no es el único aspecto a subsanar para que el quirófano cumpla los requisitos exigidos a uno permanente, porque el informe destaca que no se aportaron por la empresa ejecutora de los trabajos algunas de las pruebas imprescindibles de las instalaciones. Por lo tanto, el arquitecto al que el Ayuntamiento designó el control de la obra fijó como requisito a su recepción la corrección de estos dos aspectos en el plazo de un mes, algo que aún no ha sucedido. De esta forma, la enfermería del Coliseum funcionó durante la feria taurina con una instalación que se habilitó temporalmente como quirófano portátil y que sigue sin cumplir para ser permanente. Pero no es la única actuación incompleta en el recinto, donde no se han terminado aún las actuaciones pendientes, según el edil socialista. La iluminación nocturna de los pasillos, la obra de los baños que propuso hace un año el Grupo Socialista y el proyecto acústico, entre otras cosas, siguen pendientes. En definitiva, que la inversión pública total en esta infraestructura superará los 7 millones a los que se refiere el alcalde, quien, según Fernández Santos, "no dice la verdad ni al médico". Según estima, el montante global se aproximará a los 10 millones de euros, aunque es una cifra que tratará de corroborar en las próximas fechas.