Cargando...

El PSOE reprueba la venta de 300 VPO

15 de Octubre de 2008

El PSOE reprueba la venta de 300 VPO

El Grupo Municipal Socialista critica la intención del equipo de Gobierno del PP de vender las 300 Viviendas de Protección Oficial que se encuentran adjudicadas en régimen de cesión de uso por 75 años.

Según el PSOE, actuaciones como esta evidencian el diferente modo de proceder entre ambos partidos. Mientras que el PSOE, cuando puso en marcha este sistema, pretendía dotar de viviendas dignas a precios muy bajos a las personas con más necesidades, el PP piensa en venderlas para recaudar, sin tener en cuenta las necesidades de los burgaleses. Así entiende Aparicio el urbanismo, un gran negocio con el que recaudar para seguir derrochando o una forma de favorecer los intereses particulares en contra de los generales de la ciudad. Esta es la política del PP: la venta de los solares obtenidos por la cesión del 10% del suelo urbanizable al mejor postor, dejando de construir viviendas con algún régimen de protección, y destinando su recaudación a fines contrarios a lo dispuesto en la legislación vigente, tal y como han dejado patente numerosas sentencias. Ahora se ha fijado en las viviendas de protección oficial que el Gobierno de Olivares sacó a concurso en régimen de concesión por un periodo de 75 años. ¿Cuál es la gran ventaja de una vivienda en régimen de concesión? Que el adjudicatario ha de abonar una cantidad muy inferior al precio del mercado al no tener que contabilizar como gasto el coste del suelo que sigue siendo del Ayuntameinto. Este sistema, que permitió a varios cientos de familias sin recursos disponer de una vivienda para ellos y sus descendientes, no le gusta Aparicio. Por eso, vende el patrimonio municipal del suelo y por eso quiere vender ahora las 300 Viviendas de Protección Oficial. Todo ello, para seguir despilfarrando el dinero de todos los burgaleses aumentando de manera alarmante el gasto corriente e invirtiendo en la construcción de oficinas municipales totalmente prescindibles. El PSOE piensa que Aparicio ha creído descubrir una nueva tarta llena de dinero que despilfarrar en el próximo año, por lo que espera que la sensatez de los vecinos pare en seco esta nueva locura. En caso contrario, habrán de ser los tribunales de justicia quienes determinen la legalidad de esta actuación, aunque al alcalde la justicia le importa muy poco, pues es un experto en aplicar la política de hechos consumados y sabe que cuando salgan las sentencias nadie le obligará a reparar el daño causado. Sin ir más lejos, ayer se hicieron públicas dos nuevas sentencias de los tribunales de justicia indicando que dos actuaciones de Aparicio eran contrarias a derecho.