Cargando...

El PSOE se alegra de que los burgaleses puedan disfrutar ya del Centro Cívico de Capiscol

26 de Septiembre de 2006

El PSOE se alegra de que los burgaleses puedan disfrutar ya del Centro Cívico de Capiscol

El centro cívico de Capiscol es ya una realidad, a pesar de la oposición y el intento de obstrucción del Partido Popular para que este proyecto no saliera adelante en la anterior legislatura. Gracias a la perseverancia y al trabajo del anterior equipo de Gobierno, los burgaleses pueden disfrutar ya de una nueva dotación social, hecho del que se congratula el Grupo de Concejales Socialistas.

El anterior equipo de Gobierno, en respuesta a la necesidad de dotar a esta zona de Gamonal-Capiscol de un centro cívico, y ante la dificultad de contar con espacios públicos de titularidad municipal donde poder construirlo, decidió construirlo en las antiguas oficinas de Campofrío, consciente de que no podía dejar pasar la oportunidad de dotar de servicios públicos a un barrio que sufre las consecuencias del desarrollismo depredador de los años setenta. De no haberse aprovechado esta oportunidad, se hubiera privado a los vecinos de Gamonal Capiscol de un servicio público esencial. El espacio que se destinaba a centro cívico era el adecuado, pues el barrio contaría con más de 3.400 metros cuadrados para ser empleados en exclusiva a actividades culturales y de encuentro. Este espacio es mayor que el que reserva a estas actividades el centro cívico Río Vena, que dedica la mayor parte de su superficie a zonas deportivas. En un afán de racionalizar y hacer más eficientes los recursos públicos, se decidió que el nuevo centro no tendría salón de actos, ni biblioteca ni piscina, puesto que estos equipamientos se encontraban instalados a pocos metros en la Casa de Cultura de Gamonal, en la biblioteca pública Gonzalo de Berceo, y en las piscinas de El Plantío, respectivamente. Se realizaron los correspondientes proyectos básicos y de ejecución, tras previa convocatoria de un concurso y, finalmente, la ejecución del proyecto se adjudicó en abril de 2003 a la empresa Procorsa en 1.328.427 euros. Las modificaciones que posteriormente se realizaron en la estructura del edificio, que se reforzó por voluntad del nuevo equipo de Gobierno y sin ser imprescindible - conforme se acredita en los informes técnicos emitidos por los arquitectos redactores del proyecto- y en la adecuación al nuevo Reglamento de electrotecnia han hecho que este proyecto se encareciera en 430.00 euros y haya sufrido un retraso de tres años que, a juicio de los concejales socialistas, podría haberse evitado.