Cargando...

Federico Trillo cerró el hospital militar para mantener abierto el de Cartagena y ahora lleva a su pueblo la Escuela de Infantería de Cádiz

07 de Noviembre de 2003

Federico Trillo cerró el hospital militar para mantener abierto el de Cartagena y ahora lleva a su pueblo la Escuela de Infantería de Cádiz

El ministro de Defensa, Federico Trillo, está acaparando para su pueblo de Cartagena cuantas instalaciones militares puede, con el silencio cómplice de sus compañeros de partido.

Ya hizo lo propio con el Hospital Militar de Burgos, que lo cerró en contra de todos los informes de los ejércitos para mantener abierto el de Cartagena y ahora está siendo noticia en los medios de comunicación que el Ministerio de Defensa ha desmantelado la Escuela de Infantería en Cádiz para trasladarla a Cartagena, pese a que esta decisión tendrá un sobrecoste para las arcas del Estado. Como si de su ??corralito? particular se tratara, el ministro dispone a su antojo de las dotaciones militares para trasladarlas de un lugar a otro con la casualidad de que siempre sale beneficiada su patria chica. Esta es la forma de hacer política del Partido Popular, que prima los intereses de los amigos por encima de los intereses generales. Los burgaleses y los castellanoleoneses hemos tenido que pagar un alto precio por mantener abierta una instalación sanitaria que nunca debiera haberse cerrado. En Burgos fue vergonzoso el silencio cómplice del Partido Popular, en concreto el de Juan Carlos Aparicio y Juan Vicente Herrera, que no sólo no hicieron nada por evitar el cierre hospitalario, sino que además secundaron servilmente los intereses del ministro a sabiendas de que esta decisión acarreaba un déficit en la asistencia sanitaria de los burgaleses.