Cargando...

Homenaje del PSOE a dos defensores de la Democracia

03 de Abril de 2009

Homenaje del PSOE a dos defensores de la Democracia

La Agrupación Municipal Socialista de Burgos rendirá homenaje, el próximo 18 de abril, a dos veteranos militantes socialistas para reconocer públicamente su lucha por la libertad, la Democracia y contra el fascismo. Se trata de Esther Barrios y Alejandro Rincón, que este año cumplen 95 y 94 años, respectivamente.

El Secretario de la Agrupación Municipal del PSOE, Luis Escribano, ha destacado de ambos su valentía en ??la defensa ardiente de la libertad y la justicia? y el sentido de futuro de un acto como este, por cuanto, dijo, ??vidas como las que han vivido Esther y Alejandro nos hacen persistir en la defensa de estos valores. Al igual que ellos, que están, que siguen interesados por el futuro de España, sus vidas han de ser un ejemplo y un estímulo para seguir trabajando en la consolidación de la Democracia?. El acto, que se celebrará el 18 de abril, cuatro días más tarde del aniversario de la conmemoración de la República y días después del setenta aniversario del fin de la guerra civil, comenzará con una concentración en el monumento en recuerdo a los presos y represaliados políticos de la dictadura, situado en la antigua cárcel, lo que ahora es el Teatro Clunia, y continuará en el hotel Abba, donde tendrá lugar el homenaje seguido de un almuerzo. Las vidas de Esther y Alejandro transcurrieron de forma paralela. Desde muy jóvenes ya estaban militando en política y, en los dos casos, en cuanto estalla la guerra civil, se alistan para luchar en el frente contra el fascismo y en defensa del legítimo gobierno de la República. ??Esther -apostilló Escribano- era, además, una activista del feminismo. Desde la revista ??Mujeres? defendió los derechos de la mujer, sin resignarse a que en la guerra tuviera un papel secundario?. Alejandro Rincón, muy vinculado también a la Unión General de Trabajadores, pasó cuatro años en cárceles y campos de concentración. A pesar de esto, no podrá beneficiarse de la indemnización que prevé la Ley de la Memoria Histórica, pues sólo ha podido acreditar su estancia, durante un año, en la cárcel de Nanclares de Oca, Álava. ??Por este motivo, explicó Escribano, estamos tramitando un reconocimiento del Gobierno que prevé la ley. También lo hemos impulsado para Esther y esperamos que podamos tenerlo para el día del homenaje?. DOS VIDAS AL SERVICIO DE LA DEMOCRACIA ESTHER BARRIOS GARCÍA. Nace en La Arboleda (Vizcaya) un 27 de noviembre de 1914. A la tercera hija de un total de nueve hermanos, su padre, que fue uno de los fundadores del PSOE y la UGT en la Arboleda, le llamaría Astrea, como la diosa de la Justicia de la mitología griega. Astrea cambiaría su verdadero nombre por el de Esther para poder regresar a España, una vez acabada la guerra civil. A los quince años, comienza a trabajar como aprendiza de sastrería en Baracaldo, oficio que desarrollará posteriormente en Bilbao. Desde antes, ya participaba en política dentro de las Juventudes Socialistas. Celebra con entusiasmo la llegada de la República en 1931 y, pocos años después, en 1934, es encarcelada en el transcurso de la huelga general. En Bilbao, pronto se convirtió en la Secretaria Femenina de las Juventudes Socialistas, cargo que le dio la oportunidad de conocer a destacados dirigentes del Partido Socialista como Indalecio Prieto, Julián Zugazagoitia, Cruz Salido o Ramón Rubial. También fue amiga de la feminista y diputada socialista María Martínez Sierra. Meses antes del comienzo de la guerra civil, viaja a la Unión Soviética. Cuando estalla el golpe de Estado, se alista como miliciana voluntaria para acudir al frente. Poco después, le alcanza la onda expansiva de un obús, hiriéndola de gravedad. Tras ser atendida en el hospital de Basurto, nada se puede hacer por una de sus piernas, que pierde irremediablemente . Cuando Bilbao es tomada por los nacionales, huye por Santander a París, donde se aloja por un tiempo en la Casa de España. Al finalizar la guerra, abandona el exilio y se instala en Melgar de Fernamental, donde su marido ejercerá como médico. Trasladados finalmente a Burgos, Esther renueva su afiliación al PSOE. ALEJANDRO RINC?N ZAPATA. Este abulense de Villafranca de la Sierra, nace el 9 de julio de 1915. A los veinte años, junto con su familia, emigró a La Arboleda (Vizcaya), donde trabajó en las minas. Afiliado al PSOE y la UGT desde joven, se alistó inmediatamente después del Alzamiento como voluntario en el batallón González Peña. En el monte de Sollube, fue herido en el cuello, por lo que tuvo que recibir atención médica en el hospital de San Salvador del Valle. Cuando el 19 de junio de 1937 cae Bilbao, huyó junto con otros muchos hacia Santander con la intención de salir de España. Las tropas de Franco impiden que tome el barco y cae prisionero junto con su hermano Casimiro. A partir de este momento, su vida transcurrirá privado de libertad en diferentes prisiones y campos de concentración. Toda clase de espacios fueron escenario de su cautiverio: una campa en Villacarriedo (Cantabria), otra en Bilbao, el antiguo campo de fútbol del Sardinero, la plaza de toros de Santander y la universidad de Deusto. De allí, fue trasladado al campo de concentración de Miranda de Ebro. A este mismo campo volvería no sin antes haber pasado por el de Aranda de Duero y por un batallón de trabajo en África, al que fue castigado por su pertenencia al PSOE, UGT y haberse ofrecido voluntario a un canje de prisioneros. Un problema de corazón propicia su traslado a la prisión de Nanclares de Oca (Álava) donde realiza trabajos forzados construyendo la doble vía de Miranda a Alsasua. Su estancia en Nanclares será la única de la que quede constancia escrita. Fue puesto en libertad el 28 de agosto de 1940. Con la llegada de la Democracia, ya viviendo en Burgos, renueva su compromiso con sus organizaciones de siempre, la UGT y el PSOE.

Documentos relacionados