Cargando...

La mejor respuesta, el 24 de mayo en las urnas

06 de Abril de 2015

La mejor respuesta, el 24 de mayo en las urnas

Artículo 4.1.a) de la Ley 29/2005, de 29 de diciembre, de Publicidad y Comunicación Institucional: No se podrán promover o contratar campañas institucionales de publicidad y de comunicación que tengan como finalidad destacar los logros de gestión o los objetivos alcanzados por la Administración General del Estado y por las demás entidades integrantes del sector público estatal. Artículo 8 de la Ley 4/2009, de 28 de mayo, de Publicidad Institucional de Castilla y León: No podrán llevarse a cabo actuaciones de publicidad institucional que tengan como finalidad destacar los logros de gestión o los objetivos alcanzados por las entidades locales de la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

Ya nadie se sorprende del uso partidista que hace el Partido Popular de la publicidad institucional. Hace unos días un vecino me dijo al respecto que ésta práctica habitual estaba mal sí, pero que la derecha hace lo que quiere al frente de las instituciones y aquí en Burgos coincide que las gobiernan todas. No pude resistirme a contestarle que no es que esté mal, sino que es una vergüenza además de ser ilegal, una ilegalidad consentida por las mayorías que obtienen en esta ciudad, que son las que les dan los gobiernos. La derecha no hace lo que quiere, hace lo que le consentimos. El Ayuntamiento de Burgos destinó 800.000 ? para gastos de protocolo y publicidad el año pasado. Durante el último mes, ese uso propagandístico de la publicidad institucional se ha incrementado exponencialmente. El Partido Popular ha contratado espacios publicitarios en los medios de comunicación a través del Ayuntamiento anunciando obras o supuestos logros de su gestión que hemos pagado todos los burgaleses. Anuncios en la prensa, en la radio o en la publicación institucional ??Plaza Mayor? que en algunos casos ponían valor actuaciones que no eran ciertas como los supuestos usos deportivos que no se incorporan con la obra actual en la plaza de toros, o que ni siquiera habían comenzado, como la obra del albergue de juventud. En cambio, el resto de formaciones políticas de esta ciudad tenemos que pagar nuestra propaganda electoral con nuestros propios recursos, en el caso del PSOE con las donaciones que hacen nuestros cargos públicos y las cuotas de los afiliados principalmente. Al margen de los recursos y denuncias que podamos presentar judicialmente, la mejor de las respuestas ha de ser política, la que todos los ciudadanos de Burgos le podemos dar en las urnas el próximo 24 de mayo. Como le dije a aquel buen hombre, de nosotros depende que sigan creyéndose lo amos de la ciudad, los propietarios del Ayuntamiento, y que sigan despilfarrando el dinero de todos en propaganda.