Cargando...

La oposición a auxiliar administrativo del Ayuntamiento, en entredicho

24 de Noviembre de 2008

La oposición a auxiliar administrativo del Ayuntamiento, en entredicho

El Grupo Municipal Socialista ha pedido esta mañana la anulación del primer ejercicio de la oposición de auxiliares administrativos al Ayuntamiento de Burgos por considerar que se produjeron, de forma involuntaria, diversos errores.

Los concejales socialistas han solicitado también, en el escrito presentado en el Registro municipal, que se vuelva a realizar este primer ejercicio garantizando la objetividad para todos los opositores y modificando tanto el contenido como el sistema de corrección. Como resultado de dicho examen, que tuvo lugar el pasado 29 de octubre, sólo ocho aspirantes de los 232 presentados, consiguieron, según el tribunal de la oposición, obtener la puntuación de cinco puntos, el mínimo necesario para no quedar eliminado y pasar a la segunda prueba. El Grupo Municipal Socialista ha constatado el malestar de un buen número de opositores que muestran su extrañeza porque el número de aprobados sea igual al del número de plazas existentes en la oposición, así como por varias circunstancias que rodearon esta primera prueba. Según el PSOE, los errores son los siguientes: 1.- El contenido de la primera prueba ha sido de un nivel muy elevado para las funciones que deben desempeñar los auxiliares administrativos, con preguntas planteadas muy desafortunadamente. 2.- El método que el Tribunal empleó para corregir contribuyó a que se produjera un resultado tan impropio de una oposición de auxiliares administrativos, a la que se presentan opositores muy preparados para el puesto al que aspiran. El Tribunal acordó que cada una de las respuestas incorrectas anulase dos respuestas correctas, lo cuál desvirtúa de manera clara el resultado. 3.- La Oposición se celebró en el mismo lugar, a horas diferentes, lo cual nunca se debe hacer porque podría ser perjudicial para los opositores de la segunda tanda. 4.- El Tribunal decidió, para preservar el desconocimiento de la identidad del opositor, numerar la hoja con el nombre del opositor y, con el mismo número, marcar sólo la primera página del cuadernillo, que constaba de diez hojas. Al no señalar todas las hojas con el mismo número, las no numeradas pueden ser manipulables, sin posibilidad de recurso por el opositor.

Documentos relacionados