Cargando...

Los frecuentes viajes de Aparicio a Madrid le impiden elaborar el presupuesto municipal

17 de Octubre de 2006

Los frecuentes viajes de Aparicio a Madrid le impiden elaborar el presupuesto municipal

El Grupo Municipal Socialista denuncia que Aparicio no está cumpliendo con sus obligaciones más elementales como alcalde debido a que se lo impiden sus abundantes ocupaciones en Madrid. Cualquier disculpa es buena para abandonar la ciudad: el Senado, su entrenamiento como cómico o cualquier otra circunstancia que alivie la carga que le supone asumir sus obligaciones.

El ministro Solbes presentó en el Congreso el proyecto de presupuestos el pasado 26 de septiembre y el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León aprobó los de la Comunidad el 7 de octubre de 2006. Sin embargo, Aparicio, incumpliendo sus obligaciones legales, ni siquiera ha empezado la elaboración de los presupuestos municipales. El Grupo Municipal Socialista recuerda que el alcalde, personalmente, tal y como recogen los artículos 168 y 169 de la Ley de Haciendas Locales, tiene la obligación de presentar al Pleno el proyecto de presupuestos antes del día 15 de octubre para que pueda entrar en vigor antes del día 31 de diciembre del año anterior al del ejercicio en que deba aplicarse. Aprobar los presupuestos en plazo facilita la transparencia, el control social y que se produzca el debate público necesario. Sólo la desidia de Aparicio puede explicar esta tardanza, ya que cuenta con mayoría absoluta en el Pleno y, además, no tiene ninguna voluntad de negociar su contenido con el resto de los grupos políticos, como así ha sucedido en todos los años de su legislatura. El PSOE acusa a Aparicio de haber sido incapaz de aprobar los presupuestos en los plazos legalmente previstos, a pesar de la mayoría del Grupo Popular. Así, en el año 2004, el presupuesto entró en vigor el 26 de marzo de 2004; en 2005, el 16 de febrero, y en 2006, el 23 de febrero. Los concejales socialistas lamentan que la negligencia de Aparicio provoque la prórroga del presupuesto anterior, con el consiguiente trabajo innecesario y laborioso para los servicios económicos que podrían estar haciendo otras labores más productivas como, por ejemplo, elaborar parte de la información necesaria para el debate sobre el estado de la ciudad: indicadores de actividad, costos, eficiencia y calidad cuyos valores han de ser publicados anualmente y que Aparicio se niega a elaborar para ocultar la auténtica realidad de su gestión.