Cargando...

Otra manipulación de Aparicio

20 de Enero de 2004

Otra manipulación de Aparicio

El alcalde Aparicio quiere hacer creer a los burgaleses que la Junta de Castilla y León no ha construido el Conservatorio de Música en Burgos a consecuencia de las condiciones que le puso el Ayuntamiento en la cesión gratuita de la parcela que se efectuó el 29 de marzo de 2001.

Esto es absolutamente falso. La Junta de Castilla y León no ha construido el Conservatorio porque no ha querido. No entraba en sus planes, que se reducían a concertar con los ayuntamientos una subvención que les ayudara a mantener los centros limitándose la Junta a la gestión directa de los Conservatorios Superiores de Salamanca y Valladolid. Buena prueba de ello es que el Ayuntamiento de Valladolid cedió los terrenos después de que lo hiciera el de Burgos y en la ciudad vecina ya se está construyendo el conservatorio. De haber actuado así en Burgos, en este momento estaríamos a punto de inaugurar las nuevas instalaciones. El 2 de febrero de 2001, la Junta de Castilla y León pidió al Ayuntamiento de Burgos la cesión de una parcela para construir un Conservatorio de Música. Esta petición fue inmediatamente atendida por el Ayuntamiento, que ofertó tres parcelas, siendo elegida por la Junta la que fue cedida por acuerdo del Pleno el 29 de marzo de 2001. Este acuerdo de cesión no motivó comentario alguno por parte de los responsables regionales, ya que, de haberlo hecho, el Ayuntamiento no hubiera impuesto ninguna condición que la Junta de Castilla y León no pudiera asumir. Sólo cuando se acercaban las elecciones municipales y se incrementaba la presión social, la Junta de Castilla y León, el 23 de febrero de 2003, manifiesta que no acepta la condición de que el Conservatorio empezara a construirse en el plazo de tres años desde que se firmaran las escrituras de cesión. Herrera, Aparicio y el PP intentan hacernos creer que necesitaron dos años para llegar a la conclusión de que esa cláusula no era asumible. Parece que los dirigentes del PP consideran que los burgaleses tenemos un coeficiente intelectual muy bajo para tragarnos semejante argumento. Ahora se incluirá en el Pleno una nueva propuesta de acuerdo que anula el anterior y vuelve a ceder la misma parcela con la obligación genérica, establecida en el artículo 111 del Reglamento de Bienes de las Entidades Locales, de terminar la construcción en el plazo de cinco años. Empezar la construcción en el plazo de tres años desde la firma de las escrituras, condición impuesta en la cesión anterior, y terminar la misma en el plazo de cinco años es lo mismo, teniendo en cuenta que para construir el edificio se necesitarán, al menos, dos años. Los dos acuerdos, por tanto, dicen lo mismo, a excepción de estos cambios: 1.- El afán de Aparicio de intentar borrar de la memoria colectiva que ha habido un gobierno diferente del PP durante los años 1999 a 2003. 2.- Encubrir el incumplimiento del compromiso de la Junta de Castilla y León de construir un conservatorio en Burgos. 3.- Dilatar la construcción del conservatorio hasta fechas imprecisas. 4.- Intentar engañar a la opinión pública en campaña electoral. Es sintomático que la Junta de Castilla y León y Aparicio sólo han actuado en este asunto en precampaña electoral, ahora y antes, y siempre para dilatar la solución en el tiempo e intentar encubrir su responsabilidad.