Cargando...

Responsabilidades por la muestra floral

12 de Junio de 2006

Responsabilidades por la muestra floral

No se trata, ni con mucho, del escándalo más grave del gobierno Aparicio, puesto que de ninguna manera supera en importancia a las abusivas subidas de impuestos o a las masivas recalificaciones de suelo, por ejemplo, pero sé que puede considerarse uno de los más representativos de su gestión.

Cuesta creerlo, aunque más cuesta pagarlo. El Ayuntamiento ha destinado casi 245.000 euros -más de 40 millones de pesetas- a adornar con flores -es un decir- durante diez días diecisiete monumentos y espacios emblemáticos de la ciudad, lo que supone una media de 14.650 euros -2.350.000 pesetas- para cada monumento, promoción y publicidad incluidas. ¿Alguien ha visto en alguno de los diecisiete sitios algo cuyo costo pudiera estimarse al menos en una quinta parte? ¿En qué se ha gastado lo demás? ¿En el hotel Miguel Ángel de Madrid? ¿En los honorarios -12 millones de euros- con que se obsequió a dos madrinas del acontecimiento por dejarse fotografiar con el alcalde mientras desvelaban los secretos de sus corazones? Es verdad que, con relación al resultado en su conjunto, se han expresado unas cuantas opiniones favorables y algunas más al menos comprensivas, pero nadie puede ocultar la decepción general. Este episodio ha sido un completo desastre. Sin paliativos. Era difícil defraudar tanto a tantos precisamente con flores, pero lo han conseguido. ¿Quién asumirá la responsabilidad? ¿Quién la tiene? En algún sitio he leído que Emiliana Molero, concejala de Comercio, se ha caído con todo el equipo. Esa es también mi opinión: la señora Molero se ha descalabrado con todo el equipo... de Gobierno. Tan responsables como ella son, al menos, todos los que la acompañaron en las fotos del hotel madrileño, incluido el alcalde. Si no fuera por eso, el Grupo Municipal Socialista se podría plantear pedir su dimisión, aunque trataremos de evitar el regocijo que con ello produciríamos en varios de sus compañeros de responsabilidad que tanto la quieren.