Cargando...

Subjetividad en la adjudicación de la Plaza de Toros

27 de Enero de 2009

Subjetividad en la adjudicación de la Plaza de Toros

El Grupo Municipal Socialista denuncia que la decisión de adjudicar a la empresa LOGARMA (Martín Lorca) la gestión de las Ferias Taurinas de la ciudad de Burgos durante los próximos tres años ha sido totalmente subjetiva y que se ha realizado al margen del Pliego de Condiciones.

A juicio del PSOE, la adjudicación se podría haber hecho en favor de cualquiera de los concursantes, de forma que si se hubiera querido favorecer al empresario que no ha resultado adjudicatario se podría haber hecho con el mismo sustento jurídico, es decir, ninguno. Según los concejales socialistas, se trata de un nuevo escándalo que sólo se justifica por la negligencia del Grupo del Partido Popular. La aprobación de un Pliego que dejaba a la libre interpretación algunas de las cuestiones que resultarían decisivas a la hora de la adjudicación ha hecho que, nuevamente, el Grupo del Partido Popular haya tomado una decisión basada en el libre albedrío de quienes han baremado a los dos aspirantes al concurso. Los hechos que han decidido el concurso en favor de la empresa Logarma y en contra de la UTE "Servicios Taurinos Serolo" son estos: La condición para poder licitar era ser o haber sido titular o concesionario de alguna Plaza de toros de Primera y/o Segunda Categoría durante, al menos, dos años en los últimos cuatro años sin tacha en la gestión. Logarma certifica su gestión en cuatro temporadas en plazas de toros de segunda categoría y una temporada en una plaza de primera categoría, desde el año 2004 al 2008, ambos inclusive, por lo que le contabilizan cinco años en lugar de cuatro que dice el Pliego. En el 2004 gestiona la plaza de Toros de Málaga, que no debió contabilizarse en este concurso. Serolo certifica su gestión en dos plazas de toros de segunda categoría y tres plazas de toros de primera categoría entre los años 2006 y 2008, ambos inclusive. En el apartado A) sobre la forma de adjudicación, se establece la puntuación por la organización de corridas de toros en plazas de primera o segunda categoría, hasta un máxino de 30 puntos. Y es en esta puntuación donde se produce la decisión unilateral y subjetiva que determina la adjudicación del concurso. Los responsables de la baremación deciden unilateralmente que, para acreditar la solvencia de los empresarios, su gestión en dos plazas de toros de segunda categoría no serán baremadas. Esta decisión unilateral, no recogida por el Pliego, tiene la consecuencia de otorgar, por este apartado, las siguientes puntuaciones: a Serolo, 20 puntos y a Logarma, 16,27 puntos. Si los responsables de la baremación hubieran decidido que, para acreditación de la solvencia, en lugar de no baremar la gestión en dos plazas de segunda categoría, se retirara de la puntuación la gestión de una plaza de toros de primera categoría y una plaza de toros de segunda categoría, el resultado de la puntuación, por este apartado, hubiera sido: Serolo 23,16 puntos y Logarma, 10 puntos, con lo que la adjudicación del concurso hubiera recaído en Serolo en lugar de en Logarma.