Cargando...

Un alcalde insensible al desempleo

17 de Enero de 2013

Un alcalde insensible al desempleo

El paro es el principal problema que tienen ahora mismo los españoles y los burgaleses. Por eso, desde el PSOE estamos defendiendo a capa y espada que Rajoy mantenga la ayuda de los 400 euros a las personas que, habiendo agotado el desempleo, no tienen nada más que esa ayuda para poder vivir.

Todos los responsables públicos tenemos la obligación de contribuir a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y, el alcalde de Burgos, que es el principal representante de la ciudad, no puede mirar hacia otro lado. Ha de demostrar que le importan los 16.000 parados burgaleses poniendo en marcha políticas que contribuyan a la creación de empleo. Resulta difícil de entender cómo, en una situación de auténtica depresión económica, el alcalde ha presentado un presupuesto municipal tan antisocial, donde no se ha pensado ni un instante en los ciudadanos más desprotegidos y desfavorecidos. El Gobierno municipal debe repensar las cuentas municipales que ha aprobado inicialmente y meter tijera en los gastos superfluos e innecesarios. Que recorte allá donde es posible y no perjudique a los ciudadanos más desprotegidos. Venimos insistiendo en la necesidad de que se promueva una política verdaderamente eficaz contra el desempleo poniendo en marcha un verdadero plan para la contratación de desempleados. El alcalde tiene la obligación moral, social y política de coordinar esfuerzos y promover la unidad de los agentes sociales e instituciones para dinamizar la economía y el empleo dentro de sus competencias. El Ayuntamiento debe liderar políticas activas para estimular la creación de empleo. Debe ofertar medidas económicas, financieras y fiscales para facilitar los asentamientos empresariales en los polígonos industriales, de forma que se revitalice el crecimiento económico. Acciones como el Plan de Empleo Local destinado a jóvenes parados, parados de larga duración o con la prestación agotada, discapacitados, y colectivos en riesgo de exclusión social no han tenido la respuesta política necesaria ni la dotación económica suficiente. Es hora de que la Alcaldía haga algo y no dé la espalda a los parados burgaleses.