Cargando...

Un monumento a la ineficacia

15 de Octubre de 2003

Un monumento a la ineficacia

Aparicio y el PP necesitan 6 años y malgastan centenares de miles de euros para no hacer nada en la Casa de Cultura de la plaza de San Juan.

El Ministerio de Cultura decidió, en el ano 1997, resolver los graves problemas que aquejaban a la Biblioteca Pública y al Archivo Histórico Provincial realizando una cuantiosa inversión para construir un nuevo Archivo en una parcela cedida por el Ayuntamiento y un proyecto de reforma de la Biblioteca Pública en la plaza de San Juan. Este ultimo proyecto, previo concurso público, fue adjudicado al arquitecto José Maria Pérez González por un precio de 191.258 euros (BOE 19 de marzo de 1998). Por presiones del PP de Burgos, siendo diputado nacional Juan Carlos Aparicio, el Ayuntamiento de Burgos, la Junta de Castilla y León y el Ministerio de Cultura decidieron abandonar este proyecto para realizar uno sólo en el actual emplazamiento de la plaza de San Juan. Los periódicos del día 2 de abril de 1998 reflejan perfectamente este acuerdo como una "conquista" del Ayuntamiento de Burgos, que había conseguido convencer al Ministerio de Cultura para que el Archivo Histórico Provincial y la Biblioteca Publica se construyeran en la plaza de San Juan. Para ello, el Ayuntamiento modifica el PGOU de Burgos en el sentido de que permitiera la edificabilidad de 10.000 metros cuadrados, que eran las necesidades previstas por el Ministerio. Rectificando anteriores acuerdos y perdiendo todo el dinero hasta entonces invertido, el Ministerio de Cultura convocó un nuevo concurso, adjudicado a José Manuel Martínez de Ubago, por importe de 447.002 euros (BOE 11 de agosto de 2000). El anterior equipo de Gobierno, siguiendo su política de leal y desinteresada colaboración con el resto de administraciones públicas, a pesar de no gustarle el proyecto pero comprendiendo que el mismo se hacía por "imposición municipal" y primando el deseo de prestar un buen servicio público solucionando las gravísimas deficiencias existentes, facilitó todos los trámites necesarios para que el Ministerio de Cultura pudiera realizar la inversión que tenía comprometida. Pero he aquí que el Sr. Aparicio y el PP de Burgos, después de pensarlo durante 6 años, y al parecer importándoles poco que en Burgos no se invierta, deciden rectificar nuevamente su propia decisión y "obligan" al Ministerio a cambiar el proyecto dilapidando más de 638.260 euros ( (106.197.528 Ptas.). Las consecuencias de este monumento al disparate protagonizado por Aparicio son: * Perder más de ocho años para decidir qué proyecto debe realizarse, pues a los seis ya transcurridos hay que sumar otros dos para la redacción de otro proyecto con todos sus trámites. Un despilfarro que supera los 638.260 euros más todos los gastos añadidos. * Un servicio publico de biblioteca muy deficiente. * El espacio para la colección está colapsado, no caben libros en el depósito y la sala de consulta está totalmente obsoleta. * Existen multitud de barreras arquitectónicas incumpliendo manifiestamente la legislación. * No es posible la atención personalizada en la sala de investigadores. * Al tener parte de los fondos en Villalonquéjar se retrasa el servicio a los usuarios durante días. * Existen unas condiciones de trabajo muy deficientes que no soportarían una visita de técnicos responsables de salud laboral que obligarían a cerrar las instalaciones. * No existen salidas de emergencia, hay mucha humedad, la mitad del edificio no tiene calefacción y hay goteras permanentes. * Las inundaciones que se han producido en los últimos años han puesto en peligro la conservación del patrimonio documental y bibliográfico. Esta es la historia de esta magnífica gestión de Aparicio. Ineficacia en grado sumo, despilfarro y perjuicios para la ciudad sin que se atreva a dar las explicaciones públicas necesarias. El Grupo de Concejales Socialistas exige a Aparicio que explique públicamente su actuación y posibilite la urgente intervención en la Biblioteca Publica y Archivo Histórico Provincial acabando con la vergüenza que ha supuesto toda esta tramitación.